TODOS PARA TODOS, nada para los zapatistas

¡Ciudad! ¡Pueblo! ¡Suburbio! Vosotros atormentasteis al niño Habéis olvidado cómo hablar.
Pequeños y adorables pinballs, Saltando del bar al trabajo para tomar un puto café.
¡Mirad! Una cosa pequeñita. ¡Mirad! Una cosa fea.
¿No podéis sentirla vuestra cuando salimos a bailar?

Qué fenómeno tan extraño. La fuerza motivadora, la comunidad de identidades políticas marginales ha alcanzado un impasse cuando las condiciones del día a día en el norte global están discutiblemente mucho más maduras para el cambio social de lo que estuvieron en el 99.
¿Hacia dónde marchó nuestro cuento de hadas?

Algunos dicen, y han dicho que nos hemos equivocado. Cierto quizás, estamos empezando a oler naranjas en nuestra búsqueda de plátanos.

El capital, en su infinita metamorfosis, ha echado raíces y nos ha recuperado una vez más. Tanto es así, que la simple noción de “NOSOTROS” causa vértigo. Le pregunto a mi espejo “¿quién es tu padre? ¿quién es tu madre?” y él me responde “PROPAGANDHI 2º LP, la camiseta de NIRVANA que le robaste a Aaron”. Estas son nuestras respuestas sinsentido. Son elaboradas en los 15 minutos de fama de alguna experiencia, tras la cual las revistas devienen libros que, a su vez, devienen conferencias.

ESTOY ESCRIBIENDO PORNO, PENSANDO CÓMO PUEDO SER UNA PUTITA: pensando cómo puedo hacer cosas horribles para con la buena y pequeña zorrita que estoy hecha. Quiero verte en algún momento del ’04, pero tengo un crimen pendiente y mis amigos son todos idiotas, y mis cincuenta horas a la semana no me garantizan más que el vino seguro que robo del trabajo. Pregunto a mis estúpidos amigos sobre sus padres y se niegan a responderme. Al menos, sus respuestas son honestas. Así que renuncio a esta identidad y explico mis motivaciones para una revuelta turista mucho mejor que la mía, pero ella piensa que es una cagada porque ella estuvo sólo en Palestina y se ve a sí misma con los punkis de Sudamérica. Sus historias me ponen triste, no como un panfleto de People for the Ethical Treatment of Animals (PETA), sino más bien como la película Dogville. Definitivamente, ella es el sacerdote.

Esto es lo que ocurre cuando la teoría dice: “YA NO EXISTE NINGUNA METANARRATIVA”. Por supuesto, nosotros, las pequeñas parodias de Marx, pataleamos ante tal blasfemia. Aunque lo encubrimos diciendo “te lo dije”.1 Pero aquí estamos –la economía mundo ha despertado un caso de hipo, y los sistemas de apoyo medioambiental están colisionando, y tan pronto como empezamos a sentir nuestra alienación, el capitalismo establece él mismo la tarea de crear comunidades virtuales para saciar nuestra sed. ¿Qué más podríamos pedir? ¡Una protesta más que suficiente! ¡Un taller realmente fascinante! No, es simple y atrevido: necesitamos una historia que nos presente como protagonistas y ponga a las relaciones humanas en el centro de nuestra acción.

Me encontré una vez con mis colegas a finales de verano. Estuvimos haciendo muchas cosas, pero diciendo pocas. Había tensión en torno a las cuestiones de la dignidad y el dinero. Los jefes estaban dispuestos a expresar sus intereses más importantes, los cuales nos iluminaron.
Intentamos entender aquella antigua cita que dice que el Poder no concede nada sin una demanda, pero resulta que todo lo que disfrutamos de nuestro trabajo era algo que habíamos tomado o nos habíamos impuesto a nosotros mismos. Fue desde ese momento que fuimos capaces de contestar con nuestras propias demandas.

Cuando uno pregunta por la cuestión colaborativa acerca de cómo deberíamos sobrevivir, uno puede devenir una singularidad del “nosotros” y emparejar la crudeza de la vida diaria con la crudeza de la naturaleza.
Es decir, no hay nada malo con una especie que hace lo que necesita para sobrevivir. Sólo hay conflicto. Aprendimos eso juntos pero también aprendimos que cada momento de la historia intenta siempre subvertir y recuperar nuestra necesidad para la ruptura.

¿Dónde podemos hablar de ello? ¿Con qué palabras?

Voy a una asamblea de SDS y la gente me llama racista por rechazar la necesidad de los desfiles militares. Voy a una fiesta anarquista y la policía se presenta con perros y helicópteros, pero nadie quiere luchar.

Digo “ESCATOLOGÍA SOCIAL”, “LIBERACIÓN TOTAL”, “ORDEN SOCIAL”. Vosotros decís “ANARCO-PRIMITIVISMO”, “RECOLECCIÓN DE VISIONES SALVAJES, “BAKUNINISTA”. Nuestros amigos están así de confusos…

¿FAX DE RODILLAS?

EL SECRETO PARA COMENZAR REALMENTE ES DESTRUIR AL ZAPATISTA, AL ANARQUISTA, AL ACTIVISTA QUE VA DENTRO DE TI.
Necesitamos amistad que no esté políticamente marcada porque necesitamos amigos que marquen a los políticos.

Cuando Jack reflexionó sobre la cuestión de la Universidad, eligió hacerse adicto a la heroína. Pienso que podría aprender mejor así. Me avergüenzo cuando pienso que todo lo que hice fue abandonado, y elijo fumar.

Funciona así:

NUESTRA BANDA NOS HA ENSEÑADO la extorsión, el pequeño vandalismo y la identidad del robo. Tenemos buffet allí donde nos masturbamos con el porno vandalismo griego, hacemos ruido juntos y fermentamos verduras. Cada policía que viene a nuestra tienda deja un poco de nuestro ADN. Una vez Sean se folló a pelo a un joven con sida en el baño a cambio de 400 dólares, una vuelta en su Mercedes y un entrante sabroso del restaurante de lujo Thai-Italian Fusion. Ese día, un policía, un empresario, o un político, vino y se tomó un café late, pero Sean se levantó negativo.

Tessa intentó quemar un coche, pero terminó llorando como un bebé. Los activistas dijeron que, aunque eso fue un error, sus motivaciones fueron válidas –aun cuando ellos no estaban de acuerdo con las tácticas, pensaron que la ciudad necesita entender que la gente está enfadada por los asesinatos de gente negra por parte de la policía. Pero no lo entendieron. Tessa quería quemar los coches porque así la policía podría aparecer y ella podría matarlos y quemar los coches. Tessa ve a nuestro jefe conduciendo en cada coche porque él siempre nos saluda en su coche como si dijera “os veo todo el tiempo”. Él hace eso cuando se va, cuando llega y cuando nos ve por la calle. Queremos sacarle los ojos y cortar sus manos porque no los usa si no es para vigilar.

En Pisa encontramos un graffiti que decía: Vivimos en el mundo de la fantasía y la rebelión.

Vamos a ir a la protesta porque necesitamos conocer otras bandas y hacernos con nuevos zapatos, nuevos portátiles y quizás un I-phone.
Estábamos esperando a alguien que conociera cómo acceder al servicio gratuito o cómo hacernos comerciar algo con un DNI o una tarjeta de crédito.

Hay un pueblo de Nike en Denver y nuestra banda quiso hacerse con todas las zapatillas rosas-verde lima porque eran demasiado apretadas y Nike hizo un trabajo muy bueno para atraer a nuestra generación..

Cuando Joseph era joven, sólo recibía regalos de Navidad de la cadena de supermercados Walmart. Sus amigos eran todos ricos y sus padres nunca le dijeron que él era pobre. Esto es hacerle una soberana putada a los niños. “Gracias por no contarnos nada acerca de la esclavitud, hijos de la gran puta”. “Gracias por no decirme que Velveeta no es un queso”.

Su padre trabajaba en la planta de aguas residuales. Mintió a sus amigos de la escuela acerca de la propiedad de su casa porque le pareció una mentira razonable. Pero su profesor de economía sabía que todo era mentira porque los niños ricos no vestían camisetas del diablo de Tasmania. Vamos a vengar la niñez de Joseph. Él habló de ello para asegurarse de que no le quitaríamos poder al hacerlo. Su niñez quiere a todos trabajando en su mierda y tiene una lista de demandas, pero también quiere algo de sangre. Vamos a ir a buscar a algunos economistas en Denver, les vamos a cerrar la boca y vamos a escupir a los padres que esconden cosas. Y vamos a ser realmente gentiles, pero sensatos, con los pobres que mienten a sus hijos. Que os jodan, no sois Historia.

No nos importan los problemas. Es más, no estamos seguros de cuáles son. Si una persona nueva nos pregunta algo, vamos a romper su cámara y vamos a intentar robarle la cartera o la billetera.
Raven, que fue una vez activista dice que la gente protesta contra la guerra y los republicanos porque quiere sentirse como cuando vota. Dice que esto es como demandar la pena de muerte por una vieja nimiedad mientras él sobrevive artificialmente. Pensad en vuestra abuela racista, en Pinochet o en algo.

Lo que necesitamos ahora son malas intenciones y cierta honestidad entre amigos.

– – – – –

1. Imagina que el anarquismo rechaza toda teoría objetiva en la búsqueda de una afirmación de la revolución de la vida diaria. Las microbatallas contra la jerarquía internalizada, la forma en que tratamos con los pecadores. Sí, un análisis de poder es realmente importante pero no se trata de la disección de toda identidad posible.

¿Habéis tenido alguna vez una anti-guerra liberal procedente de un pequeño pueblo que expresa sus sentimientos de “opresión” porque son pro-pacíficos? ¿Podéis creer tal mierda? Igualmente, algunas cosas están intrínsecamente ligadas al devenir poderoso de una fuerza social autónoma y a la destrucción de la jerarquía, otras prestan cierta atención a las fracturas con el fin de devenir unidas.

Anuncios