Por qué y para qué

La Guerra. Espacios-tiempos del Conflicto

21441400_2044554722497856_898448387_o

Por la mayoría de las muertes en todo conflicto armado. Por toda la violencia racista, patriarcal y clasista y todo cuanto ésta se ha llevado/se lleva/se llevará consigo. Por los feminicidios. Por la gran multiplicidad de violaciones de todo tipo. Por la explotación que fluye en tan múltiples grados. Por la mancillación de todo espacio-tiempo. Por todos los ataques a la realidad sólo por mentiras. Por la decadencia de un mundo decadente que nos hemos cargado decadentemente. Por las vidas que se cobra día a día el Espectáculo. Por la humanidad extra. Por todos los sueños rotos que en verdad no podían ser verdad (valga la redundancia). Por la devastadora destrucción, inimaginable. Por la pacificación que tiene como fin verdadero el control total. Por el devenir líquido de aquello que un día fue sólido de forma gaseosa. Por la objetualización de todo cuerpo (sujeto). Por la velocidad con que se han acelerado las cosas, y la insultante lentitud con que se afrontan los problemas derivados de la misma. Por la banalización imperante que flota aquí y allá. Por la oscuridad del presente y la más que dudosa luminosidad que traerá el futuro, aderezadas ambas con un pasado apagado ya –que sin embargo se sigue utilizando interesadamente para muchas cuestiones. Por todas las almas que no lo merecían, no lo merecen y no lo merecerán. Por todos cuantos se salvan cuando lo cierto es que han de pagar. Por la gravedad del asunto y la necesidad de hacer algo con él. Por la falsa y devastadora Europa que se siente amenazada cuando recibe pequeñas dosis de la medicina que propaga allende los territorios que domina. Por México y su magia secuestrada por la infamia. Por todos los seres que han tenido que dejar su tierra huyendo de la desgracia, los que se han quedado en el camino y los que aun llegando a liberarse de las garras de ésta tienen todavía una escabrosa travesía. Por los pueblos que combaten por su liberación en Oriente Medio. Por la gran Abya Yala que todavía respira a pesar del asedio constante al que está siendo sometida por los múltiples asaltos desde fuera y desde dentro. Por África, la barbarie que se apoderó de ella tiempo ha y todo lo que está por hacer en ella. Por las atrocidades de un Primer Mundo en el que el Imperio tiene su razón de ser. Por Asia, el gigante de gigantes que grita en silencio. Por las fronteras. Por la vergüenza de los muros. Por la carrera armamentística que no deja de crecer. Por los Estados-nación y sus trapos hechos a sangre y fuego. Por la suspensión permanente. Por la densa bruma del colapso que se cierne sobre todos. Por la Guerra que se despliega por todas partes…

y su capitalismo salvaje, su economía asfixiante, su xenofobia, su dominación machista, su esclavitud –siempre enmascarada, su alienación, sus fundamentalismos, su extractivismo, su cosificación, su colonialismo, sus tratas, su consumismo, su depresión, sus enfermedades, sus constantes ataques a la vida, sus suicidios, sus exterminios, sus jerarquías inventadas, su desolación, sus aceleraciones, sus depravaciones, sus ultrajes, sus locuras, sus asesinatos, sus guardianes, sus marionetas, sus secuaces, sus mentiras –para esconder su verdad, su propaganda –encubierta y sin tapujos, sus crecientes arsenales, sus instituciones, su burocracia, sus estados de excepción, su gubernamentalidad, su corrupción, sus desaparecidos, sus mecanismos de control, su intrusismo exacerbado, su mercantilización, su reactividad negativa, su globalización, su calentamiento, su vigilancia, sus bases, sus campos de concentración, sus estafas, su cibernética, sus distopías materializadas, sus fraudulentas utopías, su seguridad, sus seres completamente dividualizados, sus zombies, sus infecciones allá por donde pasa…

La Guerra. Espacios-tiempos del Conflicto

Una lucha contra la Lucha de luchas que es esta máquina de matar que se proyecta sobre todos y cada uno de los seres que habitamos la Tierra. Un intento con el que abordar la metástasis que vilmente se ha adueñado de todo cuanto conocemos. Un frente más frente a una realidad innegable que se promete larga… Un plan para ahondar en la visibilización de aquello visible que se mueve invisiblemente a través de la gran multiplicidad de relaciones de poder que reinan y se imponen en toda realidad…

Una exposición con la que acercarnos al alma máter del contexto actual en el mundo entero desde la filosofía, el arte, la historia, el periodismo, la música, el derecho o la fotografía…

Con talleres, charlas, debates, performances, visitas guiadas y acción directa…

¿Por qué?

Nada mejor que acercarnos a la misma para entender el devenir del planeta desde la segunda mitad del siglo XX hasta la actualidad, máxime ahora que se despliega en una heterogénea multiplicidad de manifestaciones, en todas partes, en muy diversos grados.

¿Para qué?

Considerando que no podemos obviar que ésta forma parte de nosotros –y nosotros de ella– y con la intención de reivindicar sus análisis –para comprender sus acciones en tantos y tantos territorios, planteamos una exposición con la que denunciar qué es la guerra hoy día, de dónde viene, cómo nos habita, presentando a su vez una serie de propuestas con respecto a ella.

¿Con qué?

Con la ya mencionada exposición, que, como también hemos dicho, irá acompañada por varios talleres, diferentes dinámicas participativas, visitas guiadas, algún que otro acto musical y acción directa; abierta a todos los públicos –buscando la interactuación con todos ellos.

Para más información sobre la exposición

Para más detalles sobre la colaboración creativa/económica/logística con nuestro proyecto

Anuncios