MANIFIESTO

De una forma u otra, está ahí, violenta y sutilmente, matando y consumiendo, destruyendo y creando espacios, abriendo y cerrando tiempos, apagando y encendiendo formas-de-vida. La guerra… Sí, siempre entre nosotros, en una realidad de realidades desbordada por la multiplicidad de manifestaciones con que ésta se proyecta por todas partes. Devenir material del terror, expansión fuerte de ideas –inmateriales, vorágine objetualizadora de sujetos, uno de los más grandes arrebatos de la historia, cada vez más presente en cada vez más territorios.

¿Dónde estamos nosotros? A su sombra, bajo su amenaza, en una multiplicidad de grados –es verdad, pero siempre expuestos a ella, inertes en el pensar-hacer frente su poder, reactivamente inactivos ante los señores y los siervos de la misma. Cifras, datos, muertos…

Seguramente no cambiemos nada con esta exposición. Seguramente hubiera sido mejor organizar otra cosa –o estarnos quietos. Seguramente pecamos de moderrrrnos con este formato. Seguramente no tengamos tampoco derecho a tratar tan espinosa y cruenta cuestión.  Pero la guerra está ahí, apenas se habla de ella –pues gran parte de la información que nos llega de su existencia lo hace según los parámetros de los pastores que dicen cuidar por la seguridad de nuestro amplísimo y variado rebaño, y de sus secuaces. Y el extatismo, dada nuestra privilegiada situación, no va con nosotros… No podemos dejarlo pasar, y queremos socializar nuestra denuncia, más allá de lo que se ha hecho tradicionalmente, más acá de nuestros iguales, los de abajo, eso sí, sabedores de que en esa igualdad –en el sentido de que todos estamos bajo amenaza– son muchos los estratos, y que nosotros podemos pararnos en estas cosas…

Por eso, La Guerra. Espacios-tiempos del conflicto se pretende no sólo como una exposición abierta a todas las personas que quieran acercarse a la misma, sino también como un lugar de encuentro generador de situaciones, con charlas, talleres, performances y acción directa… a través de la filosofía, la historia, el arte, la música, la geografía, el teatro, la fotografía o el diseño gráfico… con gentes del potentérrimo Mágico, la loca Españistán, la pastosa Italia y el monstruo Israel… para visibilizar y acercar voces, para compartir y aprender compartiendo, para presentar más armas…e intentar subvertir la situación…porque somos más… y está todo por hacer…

¿Dónde?

En un espacio en guerra, la Casa Invisible, Calle Andrés Pérez 8 (Málaga).

¿Cuándo?

Del 16 de octubre al 1 de noviembre de 2017.

¿Con quién?

De la mano de Aitor Jiménez (Nuda Vida), Arturo Hernández Alcázar, Brumaria, Byron Maher, Caterina Morbiato, Chus Burés, Darío Corbeira, David Múgica, Democracia, Marina Salvo, Marta Girón, Núria Güell, Regina José Galindo, Santiago Sierra, Sebas Cabero, Sarmen Almond, Tal Frank, Tout Nu y con Pedro José Mariblanca coordinando.

Anuncios